Imprimir  

Blog Dale Carnegie Nuevo León

Dale Carnegie Nuevo Leon

 Dale Carnegie Nuevo Leon
 

Comprometidos con la Transformación

Escoger el cambio y enfocarlo en un propósito es una decisión que nos lleva por sendas de descubrimiento y satisfacción imposibles de conocer si nos quedamos apegados a una manera de ser y hacer las cosas.

Así es como en Dale Carnegie Training por más de 100 años nos hemos comprometido a ayudar a las personas y las organizaciones para que emprendan su camino hacia un crecimiento auténtico y sostenido, basado en el reconocimiento del valor del ser humano y su potencial ilimitado de transformación.

Elevar la productividad de las empresas y disminuir la rotación de personal, entre otros, no son cambios que “suceden”, sino el tipo resultados que las personas pueden lograr a través de las personas mediante relaciones interpersonales de calidad, comunicación eficaz y liderazgo centrado en soluciones.

Al cabo de años de ser testigos de logros individuales y colectivos, nosotros, como organización, hemos emprendido nuestra propia transformación. Nos mantenemos fieles a los principios que Dale Carnegie plasmó en sus libros “Cómo ganar amigos e influir sobre las personas” y “Cómo suprimir las preocupaciones y disfrutar de la vida” y otras de sus obras, al tiempo que hacemos más ligera nuestra imagen institucional. Es un cambio que se observará de manera progresiva, tal como lo viven los participantes en nuestros programas de formación, pues la transformación viene de adentro hacia afuera y se consolida en el quehacer diario.

Seguiremos acompañando a nuestros clientes para construir juntos nuevos momentos determinantes y transformar sus resultados en éxitos.

Comentarios (0)

 

Querer, saber y saber hacer

En cada propósito que nos hacemos debemos iniciar con la actitud de querer o deber llevarlo a cabo. En ocasiones, hay que hacer cosas que nos desagradan, pero debemos hacerlas. No basta querer hacer algo, conviene antes de emprender algo enterarnos de todo lo que tiene que ver con el propósito, aprender cuanto se pueda. Querer hacer algo y conocer todo lo concerniente no nos permite hacerlo bien. 

Lo anterior viene al caso de un caso que viví recién terminada mi carrera de Ingeniero Civil en la UNAM. Se me pidió, por parte de la dirección de la empresa donde laboraba, que diseñara y construyera una cochera para dos autos. Se me puso en contacto con el contratista para ver los detalles de la construcción. Raudo procedí a diseñar las cargas y hacer el diseño del concreto.

Entrevisté al contratista para darle las instrucciones correspondientes. Este vio el diseño del acero y de la loza y me dijo:

"Mire, güerito, ¿cuántas lozas como ésta ha construido?"

Mi contestación fue breve: "Ninguna".

Él dijo: "¿Por qué no me deja hacerla como sé? Le ofrezco que no se caerá. He construido cientos de ellas en mi vida como maestro albañil".

Convenimos que así fuera aunque mi orgullo de ingeniero recién graduado me aconsejara lo contrario. La loza se construyó, no se cayó y en la actualidad, pasados muchos años, se mantiene en pie.

¿Qué sucedió? Bueno, tenía la actitud, sabía de qué se trataba, pero no tenía la práctica adecuada.

La práctica no hace la perfección, pero sí la permanencia.

Comentarios (0)

 

El arte de influir

Una diferencia entre quienes logran influir en otros y quienes no han desarrollado esa habilidad tiene mucho que ver con la capacidad de incluir detalles de información que enriquezcan su conversación.

Cuando podemos hacer que la persona que nos escucha vea en su mente un cuadro de lo que estamos diciendo es más fácil que se interese y se involucre. Así es como los grandes líderes logran convocar a miles de personas para defender una causa o, en menor escala, un líder logra que su equipo se enfoque en una meta concreta. Hacer que nuestras ideas se conecten con datos específicos nos ayuda a darles realismo.

Cada vez que usamos nuestra charla para mostrar un qué estamos propiciando que nuestro interlocutor imagine un cómo y se comprometa a ser parte de aquello. Es así que se desarrolla un liderazgo de influencia.

Comentarios (0)

 

¿Por qué los libros de Dale Carnegie son diferentes?

La mayoría de las personas que hoy van a una librería encuentra los libros de Dale Carnegie junto con los de otros muchos autores, unos más populares que otros. La pregunta lógica es: ¿por qué leer un libro que se escribió originalmente en la primera mitad del siglo pasado, cuando el mundo era muy distinto a lo que es hoy?

Lo que la mayoría de personas busca cuando toma entre sus manos un libro sobre relaciones interpersonales es hacer las cosas mejor en cada encuentro, vincularse de una manera más cálida y efectiva con otros. Dale Carnegie respondió a ese deseo escribiendo de libros que son una hoja de ruta práctica hacia relaciones humanas de mayor profundidad y calidad.

Quizá no nos damos cuenta, no obstante, la mayoría de veces, nuestra capacidad para transformar nuestra conducta se ve disminuida no por falta de información sino de llevar a la práctica lo que sabemos pues, como lo dijo el mismo Carnegie: “no trata usted de adquirir información. Intenta formar nuevos hábitos. Sí, intenta usted emprender una nueva forma de vivir”. Por eso Dale Carnegie no da discursos, sino que en cada página le anima a que usted cambie su modo de interactuar con otros aplicando principios claros y precisos, ya que sabía que “sólo el conocimiento que se utiliza queda grabado en nuestro espíritu”. Así, millones de personas han comprobado que lo que Dale Carnegie propuso en sus libros sigue tan vigente hoy como en los días en que los escribió, porque ven cambios concretos en su trabajo y en sus relaciones sociales.

Si no ha leído los libros de Dale Carnegie lo invitamos a que lo haga, y si ya lo hizo, reléalos. Si usted elige aplicar en forma consistente lo que allí está escrito los resultados saltarán a la vista, en eso consiste la diferencia.

Comentarios (0)

 
 
 
 

Monterrey, Nuevo Leon 64000, MX
P:+52 81 8344-4946

Síguenos en

 
© 2017 Dale Carnegie & Associates, Inc.. Todos los derechos reservados.
Diseño y desarrollo de la página web de Americaneagle.com